Tu madre mata por ti y tus hermanos.

“! Qué pesada ¡´´ sí, eso solemos decir la gran mayoría cuando nuestra madre nos repite una y otra vez que tengamos cuidado, que eso es peligroso, etc. Seamos francos, ellas también lo hacían a nuestra edad, y siempre nos repiten, “nunca os daréis cuenta de todo lo que os decimos hasta que tengáis hijos´´. Todas esas frases que nosotros creemos que son habituales, que las dicen por pura rutina, no, tienen un gran valor.

R.D.F. un adolescente de 16 años el jueves se ha llevado un gran susto. Mientras hacia bodyboard y  disfrutaba de un gran baño con sus amigos en la playa de Coprinos, una ola le rompió contra el cuerpo y se desmayó. Sus amigos lo sacaron del agua y lo reanimaron en la arena. Él estaba pálido y bastante asustado ya que esa playa tiene fondo de roca. Al llegar a casa, se lo contó a su madre. Su reacción fue momentánea, abrazó a su hijo y lloró. R. sorprendido le preguntó que por qué lloraba. Ella le explicó que lloraba dando gracias a Dios, ya que no le había pasado nada. Desde hoy en adelante R. ha aprendido a tenerle respeto al mar.

TtGp948qCX9b3BbAmBoj.0.jpg

R.D.F. en el muelle de Santa Cristina observando el mar. Cortesía de E.M.C.

Con esta pequeña historia podemos comprobar que lo que dicen nuestras madres lo dicen por algo y porque somos lo que más aman en este mundo. Una madre mata por sus hijos igual que un león hambriento por un trozo de carne. Cuando te hacen daño a ti también se lo hacen a ella y  este corto de la serie de Los Hombres de Paco nos demuestra esta gran verdad.


Ver a partir del primer minuto, cortesía de YouTube.

 

Acerca de pilar_mingote

Licenciada en Filología Románica,profesora de Lengua española y Literatura en ESO y Bachiller.
Esta entrada fue publicada en Sociedad y cultura, Xornal Pachamama y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario