“EL PADRE DEL KÁRATE”

 

Antes de comenzar con mi artículo (sobre el kárate en este caso) quiero dejaros unas aclaraciones sobre el camino por el que te conducen las artes marciales en general. Esto no es un deporte de dar “leches” y “piñas” ,es más que eso, ES UNA FILOSOFÍA DE VIDA, ya que no se trata de saber pelear, sino de hallar un equilibrio entre cuerpo y mente, siguiendo una serie de normas establecidas que rigen el interior de uno mismo. Son artes con un espíritu y una razón de ser. No se trata de dañar al adversario.

En este artículo hablo del promotor directo del kárate moderno, Gichin Funakoshi ,  ya  que gracias a él, el kárate de hoy en día es lo que es, UN ARTE GRANDIOSO ( eso me recuerda mi maestro y profesor de kárate en cada entrenamiento).  En un principio puede que no os resulte muy entretenido, pero es conveniente que lo leáis para poder entender los siguientes artículos sobre este arte, MI ARTE.

Consejo: Recomiendo que hagáis hincapié en la última frase del artículo. Os servirá de gran lección para el control de la vida, a los que de verdad les guste este arte.

“EL PADRE DEL KARATE”

Gichin Funakoshi   (18681957) fue un maestro japonés creador del Karate Shotokan y considerado “padre del karate moderno”. Nació en la ciudad de Shuri, Okinawa. Proveniente de una familia de nobles, comenzó a recibir clases de los maestros de kárate y kendo de la época.

Gichin Funakoshi unificó los estilos de sus maestros formando lo que sería su estilo único. La diferencia entre el karate de Funakoshi y el de los muchos otros alumnos era el equilibrio entre el cuerpo y la mente. El nombre de Shotokan se debe al apodo de Funakoshi, Shoto, que significa “olas de pinos” o “viento entre los pinos”, y Kan, “casa”

Para el año de 1891 la prohibición de las artes marciales en Okinawa era obsoleta, por lo que el karate se convirtió en una actividad cultural enseñada en las escuelas públicas. Funakoshi comenzó a enseñar sus propias creaciones a los niños de las escuelas elementales.

En 1906 Funakoshi formó un grupo para realizar demostraciones de kárate alrededor de Okinawa; visitó Kioto en 1916, donde realizó una demostración en el centro oficial de todas las artes marciales, y se convirtió en el presidente de la Okinawa Shobukai (Asociación Marcial de Okinawa). Viajó a Tokio en 1922 como invitado de la Primera Gala Gimnástica Nacional en la que realizó una exhibición. Ésta tuvo mucha aceptación y el Sensei (maestro) decidió expandir el karate por las islas Japonesas.Ese mismo año publicó su primer libro, en el que trata reflexiones filosóficas e históricas sobre el kárate.

 En 1930 Funakoshi ya dirigía una docena de dojos (lugar de entrenamiento) universitarios. Abre su primera escuela en Meishojuku y posteriormente abrió su Shotokan en Mejiro, donde formaron un gran número de notables estudiantes.

En 1945 muere su hijo Yoshitaka  y durante un bombardeo quedó destruido su Dojo Shotokan, lo que le supuso un duro golpe.

Culminada la Guerra, Funakoshi decide volver y reconstruir el Shotokan, pero las artes marciales son prohibidas por un período de tres años. En aquel momento Funakoshi había logrado introducir el kárate como un arte del Budo japonés. Cuando la prohibición se levantó, se fundó la Japan Karate Association (JKA), para la cual se nombró a Funakoshi jefe instructor de la organización.

Gichin Funakoshi murió el 26 de abril de 1957 en Tokio. Un monumento en su memoria se ubica en el Monasterio Zen de Engaku-ji en Kamakura. Lleva una inscripción sobre el kárate que dice así: “En el Kárate no existe primer ataque”.

 

imagen

Imagen adquirida por cortesía de http://www.bouldershotokan.org

Acerca de pilar_mingote

Licenciada en Filología Románica,profesora de Lengua española y Literatura en ESO y Bachiller.
Esta entrada fue publicada en Suplementos semanales y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario