Hubiera preferido tener rotas las piernas y entero mi calzado

Toda mi angustia tuvo la forma de un zapato,
de un zapatito roto, opaco, desclavado.
El patio de la escuela… Apenas tercer grado…
Qué largo fue el recreo, el más largo el año.
Yo sentía vergüenza de mostrar mi pobreza.
Hubiera preferido tener rotas las piernas
y entero mi calzado. Y allí contra una puerta
recostada, mirando, me invadía el cansancio
de ver cómo corrían los otros por el patio.
Zapatos con cordones, zapatos con tirillas,
todos zapatos sanos. Me sentía en pecado
vencida y diminuta, mi corazón sangrando…
Si supieran los hombres cuánto a los diez años
puede sufrir un niño por no tener zapatos…
Que anticipo de angustia. Todavía perdura
doliéndome el pasado. El patio de la escuela
y aquel recreo largo…

Mi piececito trémulo, miedoso, acurrucado.
Mi infancia entristecida, mi mundo derrumbado.
Un pájaro sin alas, tendido al pie de un árbol.
La pobreza no tiene perdón a los diez años.

 

ZAPATOS.jpg

(Pobreza de los diez años – Matilde Alba Swann)

Acerca de pilar_mingote

Licenciada en Filología Románica,profesora de Lengua española y Literatura en ESO y Bachiller.
Esta entrada fue publicada en Yo te desafío.Mírame. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Hubiera preferido tener rotas las piernas y entero mi calzado

  1. Pilar Mingote dice:

    María, te he creado un enlace a la web de esta escritora.Puedes comentárselo a Paloma y a Marta, para que ellas hagan lo mismo, y los lectores podamos informarnos y leer más.
    Y también conviene que debajo de la foto indiquéis la autoría;así quedará más claro el proyecto.
    Es una entrada muy buena.Y triste.
    Un saludo.

Deja un comentario